Aperitivos -entrantes - tapas,  Dificultad: 1,  Pescados

Boquerones fritos

© El Platillo Comilón

 

INGREDIENTES: (para 4 personas)

  • Medio kilo de boquerones ya limpios
  • Harina de trigo, de garbanzos o de arroz para rebozar
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Unas gotas de zumo de limón (opcional)

 

 

ELABORACIÓN:

 

     El pescadito bien frito junto con una cerveza fresquita o una copa de vino es un auténtico manjar. ¡Cuántas veces hemos comido pescadito frito cuyo rebozado no estaba muy bueno que se diga! Pues hoy, en la cocina de El Platillo Comilón nos espera el Sr. Comilón para desvelar todos los trucos para que ese rebozado nos quede rico y crujiente, ¿le acompañamos a la cocina?

 

    Como tapa, entrante o aperitivo con unos 500 g de boquerones para 4 personas es más que suficiente. Lo primero que debemos hacer es limpiarlos bien, cosa que nos pueden hacer en nuestra pescadería de confianza a la hora de comprarlos, o hacerlo nosotros mismos en casa. Para ello:

 

      • cortamos la cabeza y tiramos de la espina central eviscerándolo a la vez.
  •  
  •  
      • abrimos longitudinalmente la parte inferior del cuerpo, sin separar los lomos, y quitamos cualquier resto que hayamos dejado.
    •  
      • lavamos bajo el agua del grifo y los dejamos en un recipiente con agua muy fría, o del grifo con hielos, para favorecer su desangrado y para que obtengan un aspecto más turgente.
    •  
      • los aclaramos bajo el agua fría del grifo y los secamos bien con papel de cocina, sazonamos con sal y… ¡listos para enharinar!

 

     Quizás os interese también saber cómo se limpian y preparan para hacer los típicos boquerones en vinagre. En este caso, pasad por mi sección: Técnicas de cocina.

 

 

    Enharinar los boquerones parece una tarea sencilla pero quizás sea uno de los pasos más importantes ya que, si se adhiere más cantidad de harina de la necesaria en su superficie, a la hora de freírlos, absorberán más aceite y no quedarán crujientes. Este paso podemos hacerlo de varias formas: pasándolos de uno en uno por un plato con harina y después dándoles un ligero golpe para quitar el exceso que se haya podido adherir, y otra opción, para mí más sencilla y limpia, consiste en poner una cantidad suficiente de harina en una bolsa pequeña de plástico y meter todos los boquerones en ella. Para que queden bien impregnados de harina, cerramos la bolsa y removemos, eso sí, muy ligeramente y con cuidado de no romperlos. De esta manera, los tenemos enharinados todos a la vez. Y para quitar el exceso de harina, basta con ponerlos en un colador y remover.

 

       La harina que vamos a utilizar en nuestro caso es de trigo, pero si queremos en la familia hay alguien celíaco o intolerante a este tipo, podemos hacerlo por ejemplo con harina de garbanzos e incluso de arroz.

 

     En una sartén, más bien profunda, ponemos unos 2-3 dedos de aceite de oliva a calentar a temperatura máxima y cuando esté bien caliente, añadimos los boquerones en tandas. En unos cuatro minutos ya estarían fritos, así que les daremos la vuelta cuando lleven la mitad del tiempo. Una vez fritos, los sacamos a un plato con papel de cocina absorbente, dejamos reposar unos segundos y pasamos a otro plato ya sin papel y… ¡a comer!

 

      • NOTA: cualquier pescado que hagamos frito es mejor comerlo recién hecho porque está más crujiente. A medida que se va enfriando, el rebozado va perdiendo todas sus propiedades.

 

 

 
 
 

 

 

 
 
 
print
Si te ha gustado, ¡compártelo!

One Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido