Dificultad: 1,  Verduras y hortalizas

Rodajas de repollo crujientes y sabrosas asadas al horno con especias

© El Platillo Comilón

 

INGREDIENTES: (para 4 personas)

  • Un repollo más o menos grande, redondo, firme y compacto
  • Sal de ajo o ajo molido seco
  • Pimentón dulce
  • Cayena molida
  • Sal
  • Aceite de oliva

 

 

ELABORACIÓN: 

     La receta que os presentamos hoy, aparte de ser vegana, es una delicia y nos muestra otra forma más de cocinar una de las verduras más utilizadas en la cocina: ‘rodajas de repollo crujientes y sabrosas asadas al horno con especias’.

     Lo primero que haremos será encender el horno a 200 ºC y que vaya precalentándose mientras preparamos todo.

     La elaboración de esta receta es sencillísima y muy rápida. Para 4 personas con un repollo mediano, tirando a grande, es suficiente. Eso sí, es importante que tenga una forma redonda para que las rodajas que obtengamos al cortarlo sean circulares y lo más planas posible y sea firme y compacto.

     Retiramos las hojas externas que estén dañadas o tengan mal aspecto, lavamos, secamos y listo para cortar. Sobre una tabla de cocina, y con ayuda de un buen cuchillo largo y afilado, practicamos el primer corte en el culo o zona a la que estaba adherido a la mata para retirar la base dura que presenta.

 

 

     A continuación, realizaremos cortes de aproximadamente un dedo o dedo y medio de grosor hasta cortarlo entero, obteniendo así tantas rodajas como nos dé de sí. Cubrimos la bandeja del horno con papel apto para ese fin y disponemos sobre ella todas las rodajas de repollo dejando un poco de espacio entre sí.

 

 

     Con ayuda de una brocha de cocina untamos aceite de oliva por toda la superficie de cada una de las rodajas. Deben quedar bien embadurnadas de aceite, sin pasarse, porque, aparte de ablandar el repollo, ayuda también a que el resto de ingredientes se adhieran a su superficie.

 

 

     A continuación, salamos, añadimos también sal de ajo o ajo molido seco, pimentón dulce y por último el toque picante, cayena molida al gusto. Si no tenemos cayena molida podemos usar entera desmenuzándola previamente con los dedos. Damos la vuelta a las rodajas y hacemos lo mismo.

 

 

     Una vez preparadas las introducimos en el horno y dejamos durante 25-30 minutos, o hasta que adquieran cierto color dorado y al pincharlas con un tenedor estén tiernas, momento en el que servimos y disfrutamos de este sabrosísimo manjar. Podemos servirlo acompañado de arroz o pasta, o incluso echarle por encima alguna salsa que nos guste.

 

 

 

 

 

 

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo!

One Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido