Menú Cultural

«Bodegón con copa roemer, tazza de plata y panecillo» de Pieter Claesz (1.637)

     «Bodegón con copa roemer, tazza de plata y panecillo»
Pieter Claesz 1.937. Museo del Prado, Madrid (España)

 

     Pieter Claesz o Claessen nació en Berchem, Bélgica en 1.597. Fue un pintor barroco neerlandés especializado en la pintura de bodegones. Como sabéis, este tipo de pinturas muestran todo el esplendor que puede llegar a alcanzar el alimento representado. Pero para variar un poco de bodegón, y sobre todo de pintores que trabajaron con gran maestría este género pictórico, tomamos de muestra esta obra titulada «Bodegón con copa roemer, tazza de plata y panecillo» de Pieter Claesz. El título desmerece mucho, la verdad. Es conocido como el bodegón del limón, porque, entre tanto bodegón, llega un momento que hay que identificar “rapidito” y  no perderse mucho.

     

     Esta obra que os presentamos hoy en nuestro Menú Cultural forma parte de la magna colección del Museo del Prado, Madrid, España, y tristemente no está expuesta. Pensemos que si todo el Museo del Prado expusiera toda su colección, necesitaríamos unos dos o tres Prados más.

     Su autor, Claesz, forma parte de la escuela de Haarlem y su cronología lo data aproximadamente entre 1.597 y 1.660. La pintura holandesa representa con gran maestría este tipo de imágenes. En este ejemplo, los detalles de los alimentos. Fijaos en el limón pelado, la perfección del corte, la rugosidad de la piel y la graciosa monda justo al lado.

     Las calidades de la cristalería y la vajilla que acompañan al limón, pan, nueces y aceitunas es de una refinada delicadeza, el brillo de la plata, el reflejo del cristal… A través del dominio de la luz el pintor consigue plasmar la sensación de textura y profundidad en el mismo.

     Hay que tener en cuenta que este limón estaría en una casa noble o burguesa, dándonos a conocer el estatus social, aunque también podría haber habido un banquete anteriormente y así quedaría plasmada en la obra la imagen tras una suntuosa cena, donde la familia escogió sus mejores piezas para agradar a sus comensales.

     Este bodegón es una muestra, un instante captado hace siglos para que disfrutemos de la pura y mera contemplación, sin pasar por alto los platos, donde el limón es básico, o el pan, alimento básico y crucial a lo largo de toda la historia, unido a las cosechas, a las guerras, al pueblo más llano.

 
 
 
 


2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido