Dificultad: 1,  Salsas

Salsa de ajo y miel, con un toque oriental, para carnes o pescados asados

 

© El Platillo Comilón

 

INGREDIENTES:

  • Un vaso de agua
  • ¼ de vaso de salsa soja
  • 3 cucharadas de Mirin
  • ¾ de vaso de miel de abeja multifloral
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • 3-4 dientes de ajo
  • 2 cayenas desmenuzadas o media cucharadita molida
  • Una cucharada de harina de maíz (maicena)

 

 

ELABORACIÓN:

     En una cacerola no muy grande, o en un cazo de cocina a fuego medio, calentamos un vaso de agua, un cuarto de vaso de salsa de soja, 3 cucharadas de Mirin, tres cuartos de vaso de miel de abeja multifloral, 2 cucharadas de aceite de sésamo, 3 o 4 dientes de ajo muy picados, o machacados con ayuda de un machaca ajos, y 2 cayenas pequeñas muy desmenuzadas o media cucharadita de cayena ya molida. Podemos echar menos cantidad de esta última en el caso de que no toleremos bien el picante.

     Una vez que empieza a cocer reducimos la intensidad del fuego y dejamos hervir, al menos, durante 10 minutos. En un vaso aparte cogemos muy poca cantidad de agua fría del grifo (unas cuantas cucharadas) y añadimos una cucharada rasa de harina de maíz (maicena) removiendo sin parar hasta que quede completamente disuelta; sin grumos. Añadimos el contenido del vaso al resto de la salsa que está en el fuego y removemos bien para que se integre. Dejamos que espese ligeramente y, cuando veamos que está más o menos densa, retiramos del fuego y servimos en una salsera. Es ideal para carnes o pescados asados. El sabor que aporta es espectacular.

 

NOTA:

* Existen 2 formas para deshacer la harina de maíz en un líquido:

    • En el caso de elaboraciones dulces: para evitar que nos aparezcan grumos, por ejemplo, cuando hagamos algún tipo de masa de bizcocho, la podemos mezclar previamente con el azúcar que vayamos a utilizar y añadirla sin más.
  •  
    • En el caso de elaboraciones saladas: si queremos usarla como espesante en salsas, cremas o incluso papillas, debemos disolverla previamente en un líquido frío, como puede ser el agua, caldo o leche, y posteriormente llevarlo al fuego. Si la echamos directamente en un líquido caliente se formarán grumos muy compactos imposibles de deshacer.

 

* El mirin es uno de los condimentos imprescindibles de la comida japonesa, sobre todo en la elaboración de sus tradicionales salsas. Es un tipo de vino de arroz, muy similar al sake, pero con muy bajo contenido de alcohol y de sabor dulzón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido