Aves y carnes,  Dificultad: 2,  Salsas

Pollo asado con salsa de miel y ajo, con un toque oriental

© El Platillo Comilón

 

INGREDIENTES: (para 4 personas) 

  • Un pollo entero limpio de vísceras

 

*Para el adobo del pollo

  • 2 cucharadas de sal de ajo
  • 2 cucharaditas de pimienta negra recién molida
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • Medio vaso de aceite de oliva
  • Sal

 

 

*Para la salsa

  • Un vaso de agua
  • ¼ de vaso de salsa soja
  • 3 cucharadas de Mirin
  • ¾ de vaso de miel de abeja multifloral
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1-2 cayenas desmenuzadas o media cucharadita molida
  • Una cucharada de maicena

 

 

ELABORACIÓN:

     Son muchas las recetas que podemos llevar a cabo para asar pollo, pero la que os presentamos hoy hará que os chupéis los dedos gracias a su espectacular e intenso sabor. ¿Nos acompañas a la cocina?

   Para 4 personas con un pollo entero basta. Cuando lo vayamos a comprar le pediremos a nuestro carnicero o pollero de confianza que nos lo limpie bien, es decir, que, al ser posible, nos lo eviscere y retire la cabeza, dejando su interior completamente vacío y limpio. No obstante, mientras lo lavemos bajo el agua del grifo le daremos un repaso para eliminar cualquier resto de sangre, hebras y/o vísceras que hayan podido quedar. Si podemos, flamearemos, con ayuda por ejemplo de un soplete de cocina, toda su superficie para eliminar los incómodos pelos y restos de plumas más grandes que hayan podido quedar. Secamos bien y lo adobamos.

    Para la elaboración del adobo necesitaremos una fuente de cocina honda o un bol donde echaremos 2 cucharadas de sal de ajo, 2 cucharaditas de pimienta negra, al ser posible, recién molida, 2 cucharaditas de pimentón dulce, medio vaso de aceite de oliva y sal.

 

 

     Removemos bien para mezclar todos los ingredientes y ya tenemos listo nuestro adobo para el pollo. Con ayuda de una brocha de cocina pintamos toda la parte externa e interna del pollo. Debemos conseguir que quede totalmente impregnado del adobo.

 

 

    Lo introducimos en el horno a una altura media, previamente precalentado a 180-200 º C tanto en su parte superior como inferior, sobre la rejilla. Debajo de esta pondremos la bandeja del horno para que recoja la grasa que escurrirá del pollo durante el asado.

 

 

     El poner el pollo sobre la rejilla facilita que el calor se disperse de la misma manera por todo él y que, en la bandeja inferior podamos hacer, por ejemplo, a la vez, algún tipo de guarnición para acompañarlo como pueden ser unas patatas, cebolla troceada, zanahorias, etc.

     Teniendo en cuenta que cada horno y su poder calorífico es diferente, los tiempos y temperaturas de asado pueden variar ligeramente. Por lo general, a una temperatura media de 180 ºC tardará en hacerse alrededor de una hora y cuarto aproximadamente. Si vemos que se quema o tuesta muy rápido y en poco tiempo por su parte exterior, puede ser señal de arrebatamiento por temperatura. En este caso la bajaríamos porque, de lo contrario, puede que se queme externamente y quede crudo en su interior. Según se vaya haciendo lo iremos dando la vuelta según haga falta.

    Un cuarto de hora antes de acabar el tiempo de horneado, nos disponemos a embadurnarlo completamente con abundante cantidad de una rica salsa de ajo y miel con un toque oriental.

 

 

     Para saber cómo se hace esta salsa, pincha AQUÍ o en la imagen.

 

 

     Horneamos por todos los lados para que la salsa solidifique ligeramente sobre la superficie del pollo y listo. Apagamos el horno, sacamos el pollo en una bandeja para servir, al igual que si hemos hecho algún tipo de guarnición al mismo tiempo, y servimos. ¿Qué me decís de su espectacular sabor?

 

 

 

 

 

 

 

 

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido