Dificultad: 2,  Pastas

Espaguetis ‘a la carbonara con nata’ y queso gorgonzola con un toque picante

© El Platillo Comilón

 

INGREDIENTES: (para 4 personas) 

  • 400 g de espaguetis
  • Agua para la cocción de la pasta
  • 2 hojas de laurel
  • Una cebolla mediana
  • Una bandeja de unos 300 g de champiñón laminado fresco o un bote de conserva
  • 200 g de taquitos de beicon
  • 400 ml de nata para cocinar
  • 3 huevos
  • Una cucharada de pimienta negra recién molida
  • Una cucharadita de nuez moscada molida
  • Unos 80 g aproximadamente de queso gorgonzola, cabrales o queso azul (según gustos)
  • Aceite de oliva
  • Sal

 

ELABORACIÓN:

     Sabemos que la salsa carbonara no se hace con nata, pero el plato que ha elaborado hoy el Sr. Comilón parte de la receta original de los conocidísimos espaguetis a los carbonara italianos, pero en este caso, le ha añadido nata y cebolla, entre otros ingredientes, dándole una vuelta sorprendentemente apetitosa, ¿le acompañamos a la cocina y vemos de qué se trata?

     Lo primero que haremos será cocer la pasta, en este caso espaguetis normales. Ponemos en una cacerola honda y de gran tamaño aproximadamente el triple de cantidad de agua que el volumen de pasta que vayamos a cocer. Añadimos un chorrito de aceite de oliva y dos hojas de laurel. Ponemos a fuego medio-alto y cuando empiece a hervir, introducimos, con cuidado de no partirlos, unos 400 gramos de espaguetis. Si los queremos al dente, los dejaremos cocer entre 8 y 9 minutos. De todas formas, podemos guiarnos por las instrucciones que vengan en el envoltorio.

 

Si quieres saber más sobre cómo cocer pasta, pasa por mi sección: Técnicas de cocina.

 

 

     Removemos de vez en cuando para evitar que se peguen y cuando haya pasado el tiempo, volcamos el contenido de la cacerola sobre un escurridor situado en el fregadero. Escurrimos y reservamos.

 

 

   En una sartén grande ponemos un chorrito de aceite de oliva y pochamos una cebolla mediana picada en tiras finas y largas y unos 6 champiñones frescos de gran tamaño cortados en finas láminas. Estos últimos podemos sustituirlos por una bandeja de unos 300 gramos de champiñón ya laminado o por un bote de conserva bien escurrido.

 

Si optamos por utilizar champiñones enteros, debemos limpiarlos bien para eliminar cualquier resto de tierra que puedan tener. Para saber cómo hacerlo, pasa por mi sección: Técnicas de cocina.

 

     Una vez pochado añadimos unos 200 gramos de taquitos de beicon, o 4 o 5 lonchas finas troceadas en tiras pequeñas. En este último caso deberemos retirar tanto la corteza como las posibles ternillas que pudieran tener.

 

 

     Damos unas vueltas en la sartén para que suelte los jugos y, a continuación, echamos 400 mililitros de nata líquida para cocinar y removemos constantemente a fuego lento. A medida que se va calentando, veremos que va adquiriendo una consistencia cada vez más densa.

     En este momento añadimos unos taquitos de queso gorgonzola, de cabrales, de queso azul… Dependerá de si el resultado final de la salsa nos gusta con un sabor mucho más intenso a queso fuerte o no. Podemos utilizar también quesos suaves. En nuestro caso hemos optado por añadir unos taquitos, unos 80 gramos aproximadamente, de queso gorgonzola picante; ¡el toque que le da es espectacular! En el caso de que no nos guste el queso, o por algún tema de alergias o intolerancias, no lo añadimos.

 

 

     Removemos hasta derretir y añadimos una cucharada de pimienta negra recién molida, una cucharadita de nuez moscada también molida y sal. Mezclamos hasta integrar y añadimos 3 huevos enteros y crudos. Removemos sin parar hasta que se integren con el resto de ingredientes y dejamos cocer unos minutos.

     A continuación, añadimos los espaguetis y rehogamos en la salsa entre 5 y 10 minutos a fuego medio-bajo para que cojan sabor. Veremos cómo espesa cada vez más y se adhiere a la pasta rápidamente. En ese momento preparamos la mesa y nos disponemos a servir. ¿Qué me decís?, deliciosos, ¿verdad?

 

 

NOTA:

     Intentad comer los espaguetis una vez sacados del fuego porque la salsa de nata, huevo y queso va espesando a medida que pasa el tiempo y desmerece mucho su textura.

 

 

 

 

 

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo!

3 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido